Ene 01

NIGUMA

La Dakini de sabiduría Niguma nació en Peme en Kashmir, India, durante los tiempos de Buda y antes de Shakyamuni. Para entonces su padre era el Brahmin Shanatasamnaha y su hermano era el Gran Sage Naropa. En sus vidas pasadas, Niguma practicó el camino durante tres inmesurables eones. En esta vida ella se realizó solamente con conocer a un lama realizado y recibiendo algunas enseñanzas. Su cuerpo ilusorio impuro se transformó en un cuerpo perfecto.

Moraba en los tres estados puros y veía el rostro del mismo Vajradhara. Recibió las cuatro iniciaciones completas del emanado Mandala de Mahayana Tántrico. Desarrolló sabiduría omnisciente en los sutras, tantras, instrucciones orales y enseñanzas.

Niguma veía todos los fenómenos tal como son y aparecen. Alcanzó la Nube del Dharma, el décimo nivel de un bodhisattva. Niguma se liberó incluso del velo más sutil del conocimiento y se convirtió en esencia en los tres cuerpos de iluminación, indiferenciados del Buda. Para su propio beneficio, realizó el absndono y la cultivación. Para el beneficio de los demás, manifestó las dos formas del cuerpo y continuará haciéndolo hasta que el Samsara se haya vaciado por completo. Su principal discipulo era el Mahasiddha Khyungpo Naljor, quién nació en Tibet y viajó a India para recibir la transmisión completa de Niguma. Al otorgarle las iniciaciones, Niguma también confirmó que no sólo él, sino que también sus succesores y seguidores, en el futuro tendrían la buena fortuna de recibir las bendiciones de Dakinis, encontrarse con seres iluminados y alcanzar el perfecto estado de la Liberación.
Niguma concedió las cuatro iniciaciones completas para los adeptos de Khyungpo Naljor en el Mandala emanado y transmitió los tantras más profundos, consejos más íntimos y enseñanzas orales y escritas.

Niguma le dió las primeras instrucciones esenciales que le aportarían disciplinas valiosas para alzanzar la iluminación en la misma vida. Prometió a Khyungpo Naljor que todos los discípulos y los sostenedores del linaje Shangpa irían a la Tierra pura de las Dakinis, porque este linaje era especial sobre todos los demás. Niguma ordenó que, durante siete generaciones, esas enseñanzas transmitidas de maestro a discípulo, deberían transmitirse sólo de guru a discípuloy de uno en uno. Desde el momento de su vida hasta el día de hoy, Niguma continúa manifestandose de la forma sutil o más material que sea necesaria para beneficiar a los seres durante un tiempo ilimitado. En particular, a través de su actividad y bendiciones, ella mira con una compasión imparciala todos los sostenedores del Linaje Shangpa Kagyu.

 

OM MANI PADME HOUNG